Comuna de San Jerónimo Sud
 
 

Historia

Nostalgias de mi Pueblo; Homenaje al Dr. Luis N. Alcaraz

 

COMO PASA EL TIEMPO…  Expresión repetida en nuestro lenguaje cotidiano ante los más disimiles sucesos, sobre todo en los recuerdos o encuentros con personas que no veíamos. HACE TIEMPO. Sin embargo, EMANUEL KANT dice que lo único permanente es EL TIEMPO. Sin el nada existiría… Conclusión: QUIENES PASAMOS SOMOS NOSOTROS...Y mientras vamos pasando por la vida, archivamos hechos, personajes, momentos que dejaron su huella imborrable. Son lo que conforma NUESTRA MEMORIA...Y hay algo que parece inevitable. Cuando los años van dejando marcas a su paso, más se aferran  a la nostalgia. Y nuestra niñez y adolescencia comienza a pasear por nuestra memoria. En esto cavilaba, a la hora de los duendes. Ahí, donde ese edificio me muestra un banco, hubo una vez un patio de tierra. Si lo estoy viendo. Y veo también un niño, intentando en vano hacer andar un pequeño triciclo. Ese niño, según los médicos especialistas, no volvería a caminar. La parálisis infantil lo había condenado.Y ahí estaba, con sus frágiles extremidades tratando de andar  en  su triciclo. Tan concentrado estaba que no lo vio. Aquel hombre de blanco guardapolvo y anteojos de gran aumento, llego y se acerco lentamente. Se detuvo, y guardo silencio. De pronto, el niño que no podía caminar, lo vio.

En una reacción casi de terror, sin articular palabra y a una velocidad impropia para su edad y su estado, corrió hacia la casa buscando los brazos de su madre. MILAGRO DE DIOS.  MI HIJO CAMINA… Imagino esta expresión en aquella sufrida mama…Y uno agregaría con respeto MILAGRO DE DIOS... CON NOMBRE Y APELLIDO TERRENAL: Doctor LUIS N. ALCARAZ. . Mis compueblanos de entonces saben muy bien a quien me refiero. ESE HOMBRE, de increíble humanidad, había aplicado su propia ciencia...Y aquel niño, que no volvería a caminar, esta noche lo recuerda como el SER HUMANO QUE ME DEVOLVIO A LA VIDA y uno que cuanto más viejo, se ha vuelto un sentimental de lagrima fácil, siente que el corazón flaquea acuciado por la memoria...Dr. ALCARAZ... medico, consejero, sicólogo, maestro... Y aquella vez,  ya en el campo, ya adolescente, por una travesura de siesta campesina, la fiebre amenazaba con un tifus  inminente, no llegaste acaso con tu Chevrolet 37, para aliviar el dolor..?
La última vez que lo vi, llegue con mi esposa y nuestra niña=bebe volando de fiebre...La solución fue rápida, pero  nos dejaste una enseñanza para siempre: Las amígdalas no deben extraerse, salvo que no haya otra solución... ELLAS SON LOS GRANADEROS QUE ESTAN SIEMPRE VIGILANTES...Impiden que las bacterias agresivas invadan nuestro organismo...Nuestra hija nunca se opero, y hoy, orgullosa madre de tres niñas = nuestras nietas = sigue el consejo de nuestro medico de pueblo que un día le trasmitimos...Por este emocionado recuerdo, siento la obligación de corregir aquello de SE LLAMABA… Porque el doctor LUIS N. ALCARAZ VIVE… Nuestro médico de familia, UN HUMANO MEDICO DE PUEBLO… está VIVO... ¿Quién puede olvidarlo? Por eso, nunca mejor aplicada la frase de BORGES...
SOLO MORIRE, EL DIA QUE MUERA EL UTIMO QUE ME RECUERDE...!!!!!!

JUAN CARLOS BARRIOS
Paso de los Libres, Corrientes; febrero de 2011.

 

<< VOLVER A HISTORIA